Gastronomía

Con referencia a los platos más populares de nuestra gastronomía hay que citar las sopas mallorquinas, el arroz brut, los fideos de vermar, el arroz seco tipo paella, el bollit que es un cocido clásico, el tumbet, fritura de berenjenas, patatas y pimientos con tomate, y también el frito mallorquín, con verduras y menudillos.

Con referencia al frito mallorquín, con base de patatas, cebollita tierna, fonoll, guindillas y pimientos hay que decir que proteínicamente se puede condimentar de muchas formas: con asadura de cordero, con carne de cerdo o de ave y también puede convertirse en un frito marinero, con calamar o sepia.

En lo referente a carnes, hay que citar la popular lechona asada, el cordero asado y los escaldums, un guiso muy sabroso tipo estofado hecho con carne de pato o de pavo con patatas y almendras.El lomo con col es otra especialidad.

En Mallorca la reina de los embutidos es la famosa sobrasada mallorquina, hecha de carne de cerdo picada, mezclada con especias y pimentón rojo. También la longaniza, los butifarrones y el camaiot gozan de gran fervor popular entre los mallorquines. Pueden degustarse asados o sin asar.

Carnes a un lado, los más gourmets dicen que lo verdaderamente exquisito de la gastronomía de Mallorca son los pescados y mariscos. La humilde sopa de pescado o la lujosa caldereta de langosta son excelentes tanto en Mallorca como en Menorca donde se pescan las langostas más sabrosas.

El cap roig, el gallo, la gamba de Sóller, las cigalas, los salmonetes, el llobarro, y los serranos de estas aguas, simplemente a la plancha, son deliciosos. Recomendación aparte merecen las “raoles” de jonquillo un chanquete, sin arenillas, exquisito

En lo que refiere a la repostería, es muy popular la ensaimada, una pasta exquisita de harina y manteca. Las más pequeñas se toman en el desayuno, y las grandes o muy grandes, rellenas de cabello de ángel o de crema tostada, se degustan como postre. Otra especialidad en la respostería local son los robiols, rellenos de requesón o mermelada. Y la coca de albaricoques o de orejones, que se acompaña con helado.

El helado de almendras crudas es también especialidad mallorquina.

No se olviden de probar las cocas dulces de patata típicas de Valldemossa pero que también pueden adquirirse en otros pueblos y ciudades de Mallorca.